La república. Transmilenio seguirá en déficit pese a alza tarifaria.

31.03.17 6

El ajuste de la tarifa del transporte público de la capital del país que se registrará a partir de mañana, aunque ayudará a reducir el déficit económico que afronta el sistema desde hace años, no lo eliminará. Y es que con esta reforma tarifaria, que incluye un alza del pasaje de Transmilenio de $200, para llegar a $2.200; y del Sitp de $300, para llegar a $2.000, la Alcaldía estaría reduciendo sus números rojos en 24,3%, al pasar de un hueco de $661.000 millones en 2016 a $500.000 millones este año. 

El Transmilenio, que comenzó a operar en el 2000 de la mano de Enrique Peñalosa para solucionar el problema de la movilidad de Bogotá, traslada a diario a 2,5 millones de personas en el sistema troncal y a 1,7 millones en el zonal. En estos momentos, el sistema está saturado y sus representantes aseguran que la construcción de las troncales como la de la carrera séptima, que estaría lista entre 2019 y 2020, será lo que alivie el alto flujo de pasajeros.  

LR habló con Alexandra Rojas, gerente de Transmilenio, sobre los problemas que afronta el sistema y las modificaciones en los beneficios a los usuarios del transporte público de la capital colombiana.  Mañana los usuarios del sistema de Transmilenio tendrán que pagar $200 más.

¿Cuánto se reducirá el déficit del sistema con este aumento del valor del pasaje?

on la reforma tarifaria se proyecta que el déficit del sistema pase a $500.000 millones.  Por ejemplo, si no se hubiera hecho el incremento del pasaje el año anterior, los recursos que nosotros le pusimos al sistema fueron $661.000 millones, pero en ese caso hubieran sido $900.000 millones. Y este año, que van a ser $450.000 millones, hubieran sido de $1 billón. Entonces en estos dos años, habríamos pagado la troncal de la séptima. 

¿Generará este ajuste  recursos que serán destinados a mejorar el servicio?
Hemos hecho y seguimos haciendo mejoras. Cada vez que las hacemos, atraemos mayor demanda. Vamos a anunciar pronto un cambio grande del Sitp provisional, tenemos algunos planes para la troncal, adicionalmente estamos haciendo una reingeniería al Sitp. La saturación del sistema es tan grande que los beneficios se van a sentir cuando estén construidas las troncales. Por ejemplo,  la de la carrera séptima empezaría a operar en 2019 o 2020.

¿Qué beneficios nuevos tendrán los usuarios del sistema a partir de mañana? 
Vamos a eliminar los transbordos cuando el usuario pasa de un Transmilenio a un Sitp o de un Sitp a otro y reduciremos de $300 a $200 en el trayecto de un Sitp a un Transmilenio. Además, ampliaremos el tiempo para hacer transbordo de 75 minutos a 95 minutos y la gente podrá hacer dos transbordos a $0.  Las personas más favorecidas con estas modificaciones serán las de menores ingresos. 

Otra de las grandes preocupaciones de los usuarios es la seguridad del sistema ¿En qué están trabajando para mejorarla?

Hay una realidad. Cada mañana y cada noche movemos un Barranquilla en las troncales y un Bucaramanga en las zonales. El tamaño del reto en seguridad es muy grande. Además, Bogotá es la ciudad que tiene la menor fuerza de Policía. Estamos hablando  con ellos  para tener más presencia policial  permanente en el sistema. 

¿Y respecto a los colados?

Estamos en proceso de adelantar la contratación de la línea de la base de colados. Hay que destacar que la mayoría de los bogotanos lo hace bien todos los días. Insistimos en que colarse es robar. Se le está robando a los bogotanos. Los costos de operación que no estamos recogiendo vía los pasajeros que pagan lo pagan los bogotanos. Estamos revisando las barreras de control de acceso. Tenemos unos torniquetes que hace 16 años funcionaban bien porque la gente no tenía esta proclividad a colarse. 

Dos de los siete operadores del Sitp han entrado en reorganización empresarial. ¿Tienen algún plan en el caso de que el resto también llegue a ese punto?

Nosotros reconocemos que la situación financiera del sistema es crítica y en este momento adelantamos varias propuestas para resolver esta situación que anunciaremos más adelante. Entendemos que hay un tema que es fundamental para garantizar la prestación de servicio y en eso estamos comprometidos.

Con todos estos problemas, ¿considera que el sistema masivo es un servicio insostenible?
No, para nada. Consideramos que fue un error no haber continuado el proyecto de transporte masivo para Bogotá. En la actualidad, en el masivo hay  114 kilómetros de troncal, se mueven 2,5 millones de personas en 2.000 buses a casi 26 km/h y, en el Sitp, en 1.081 km se mueven 1,7 millones con 6.000 buses a 13 km/h. La realidad es que los indicadores son de colectivo y no de masivo. La saturación se resolverá con las troncales.  

Las mejoras del sistema masivo de transporte 

Desde que comenzó esta administración, tanto la Alcaldía de Bogotá como  Transmilenio y el sector de la Movilidad, han venido trabajando para realizar mejoras a corto plazo mientras se planean y ejecutan las grandes obras y la reingeniería que requiere el sistema. A la fecha, llevan 295 modificaciones en el Sitp y 96 mejoras en el Transmilenio, que han reducido los tiempos de espera en varios puntos de la ciudad. Además, se han adelantado varias mesas de trabajo con técnicos y operadores para atender las necesidades de los usuarios. 

Prev El nuevo siglo. Arranca el montaje de la JEP tras aprobación del congreso.
Next La república. Santiago y Bogotá, con las tarifas de transporte más altas de la alianza.
publicidadsigtransweb
publi2