La república. Casi la mitad de las poblaciones en el país está en alerta por deslizamientos.

03.04.17 2

Hace seis años, Colombia vivió una de las peores olas invernales, tanto así que los datos estimados por la Cepal indicaron que las pérdidas sumaron más de $11,2 billones, sin contar los fallecimientos de algunos colombianos. Ahora, en 2017 el invierno vuelve a azotar al país, esta vez en Mocoa (Putumayo), en donde las autoridades habían advertido hace nueve meses la tragedia que ocurrió y que dejó más de 200 muertos, centenares de heridos 17 barrios destruidos y sin servicio de agua potable, electricidad y gas a la población.

El presidente Juan Manuel Santos, quien estuvo el sábado y domingo en el sitio de la tragedia, estableció que la prioridad es proveer de bienestar a las víctimas y trabajar para la reconstrucción de las viviendas, el restablecimiento de agua potable, gas y electricidad, tanto así que el mandatario dijo que “Mocoa quedará mejor que antes”.

Por el momento, las autoridades dicen que la principal causa fue el aumento de las lluvias, las cuales estuvieron por encima de lo normal.  Según el Ideam, marzo fue el mes con mayores precipitaciones desde 2011. Santos, en una de las declaraciones, informó que en el momento de la avalancha “llovió 130 milímetros, usualmente en un mes llueve aquí 400 milímetros. ¿Qué quiere decir eso?, que 30% de la lluvia de un mes se produjo esa noche y eso precipitó una creciente súbita de varios ríos”.

El Ideam reveló que en los últimos 25 años, solo en nueve días había llovido por encima de 129 milímetros.

Además, el director del Ideam, Omar Franco, dijo en la presentación del informe que “en este momento tenemos más de 500 municipios del país en alerta por deslizamiento, de los cuales 182 municipios tienen alerta naranja a roja”.

Esto quiere decir que casi la mitad de las poblaciones en Colombia se encuentran en algún tipo de alerta, esto si se tiene en cuenta que hay un poco más de 1.100 municipios. Además, Franco agregó que “hemos registrado unas lluvias superiores a 50% en la gran mayoría de las estaciones que el Ideam maneja. Por esa razón es importante advertir que los ríos del país, en su gran mayoría, están empezando a registrar un nivel de medio a alto”.

Las zonas con más dificultades son Antioquia, Cundinamarca, Valle del Cauca, Cauca, Tolima, Putumayo y Nariño. Una de las zonas que permanece en alerta es Mocoa, en donde hay temor por una nueva avalancha. El presidente Santos ya estableció el estado de calamidad allí, con el fin de que la ayuda sea más rápida y efectiva. Según un informe del Instituto Colombiano de Hidrología, Meteorología y Adecuación de Tierras (Himat) en 1989, ya se había advertido al Gobierno lo que podría pasar al desbordarse el río Mulato. A pesar de las advertencias, hoy la realidad es otra y el Gobierno ha mantenido un plan de emergencia ayudando a los damnificados de la tragedia. 

Hasta el momento, se han movilizado 20 carrotanques y 30 tanques para tener agua disponible; están dispuestas 1.000 ayudas alimentarias, 1.000 kits de aseo y 3000 colchones; hay más de 1.300 personas ayudando, entre ellos 600 integrantes del Ejército y 370 uniformados de la Policía; además, se han entregado medicamentos, insumos médico-quirúrgicos, 5.000 litros de agua potable, 30 camillas y una carpa hospital. Entre tanto, el Fosyga entregará una indemnización de $18,4 millones por cada persona fallecida.

Martín Santiago, jefe de ONU para Colombia, destacó el plan de respuesta que tuvo Colombia en la emergencia y dijo que “nos estamos preparando para trabajar con el Gobierno y las diferentes entidades. En estos momentos tenemos más de 20 personas en el campo”.

Finalmente, el Sistema Nacional de Gestión del Riesgo de Desastres sigue trabajando día y noche en las labores humanitarias de búsqueda y rescate de víctimas. Esto con el apoyo de la Cruz Roja, la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres y otras entidades.

Subsidios para el arriendo y nuevas construcciones. La ministra de Vivienda, Elsa Noguera, estuvo en la zona afectada por la avalancha, así como otros ministros del Gobierno para detallar los planes de emergencia y reconstrucción de Mocoa. En el plano de la vivienda, la ministra informó que se va a trabajar en un acueducto nuevo y la fabricación de las casas. Por el momento, se va a entregar un subsidio de arriendo mensual de $250.000.

Prev Vanguardia liberal. Metrolínea perdió el 14,5% de sus usuarios en 2016.
Next El espectador. Avalancha en Mocoa: sube a 254 el número de víctimas mortales.
publicidadsigtransweb
publi2