La república. Contienda electoral 2018: un análisis probabilístico.

12.06.17 5

Vargas Lleras podría ganar la presidencia en cualquiera de los escenarios planteados por la política nacional.

En medio de un preocupante clima de descontento social y de expectativas sobre la consolidación del posconflicto (2016-2017), el país ha entrado ya en “modo electoral” de cara al período presidencial 2018-2022. Este resulta ser un momento propicio para armar un “árbol probabilístico electoral” con base en los sondeos de preferencias electorales que se han ido conociendo. Anif ha organizado este mapa electoral teniendo en cuenta las alianzas partidistas que estarían dando apoyo a los cuatro candidatos con mayores preferencias electorales de cara a la primera vuelta presidencial.

Organizaciones partidistas y candidatos. A la izquierda del espectro político aparecen el Polo Democrático y la Alianza Verde. El Polo tendría como principales candidatos al senador Robledo; al exalcalde de Bogotá Petro; y, eventualmente, a la exministra Clara López (aunque recientemente ella ha anunciado que contempla la posibilidad de lanzarse vía recolección de firmas por desavenencias con su partido). Por el lado de la Alianza Verde, figuran la senadora Claudia López y el exalcalde de Medellín y exgobernador de Antioquia Sergio Fajardo (este también contempla lanzarse con su propio movimiento, a pesar de haber sido cofundador de la “nueva” Alianza Verde en 2010).

En el centro del espectro político aparecen el partido de la U (liderado por Santos desde el gobierno) y también los partidos tradicionales (liberal y conservador). El partido de la U ha venido presentando como posibles candidatos presidenciales al senador Barreras, al exembajador en Washington Pinzón y al exministro de comercio Diaz-Granados. Por el Partido Liberal figuran aspirando el senador Galán, el exnegociador De la Calle y el exministro del interior Cristo. El Partido Conservador ha venido explorando las precandidaturas de la exministra de comercio y defensa Ramírez y del exprocurador Ordoñez. Finalmente, a la derecha del espectro político está el Centro Democrático, donde figuran como precandidatos los senadores Duque y Guerra; los exministros Holmes y Nieto; y el exgobernador Ramos.

La primera vuelta presidencial. Esta amplia baraja de precandidatos parece converger hacia cuatro posibles candidaturas en la primera vuelta. Por ejemplo, la izquierda podría unirse en torno a la dupla Polo + Alianza Verde y cobijar allí a cerca del 66% de los votantes de izquierda, alcanzando los 2 millones de votos (extrapolando aquí lo ocurrido en la pasada elección presidencial). El Partido Liberal iría en solitario a la primera vuelta (posiblemente con un candidato como De la Calle), pero bajo este escenario tan solo contaría con una tercera parte de los votantes de ese partido (es decir unos 300.000 votos).

Ahora bien, los dos grandes competidores en esa primera vuelta seguramente serán el exvicepresidente Vargas Lleras y el candidato de la alianza de centro-derecha resultante del Centro Democrático y de una porción del Partido Conservador. Imaginar las proporciones partidistas de esta alianza es complejo e incierto, pero por el momento supondremos que ella ocurriría a favor de la candidatura de Vargas Lleras en las siguientes proporciones: 100% de la U; 66% de los liberales; 33% de los conservadores; y 33% de la izquierda (replicando aquí el apoyo que esta le ha dado a Santos II). De ser así, su votación podría acercarse a los 5 millones de votos. Entre tanto, la alianza de centroderecha, a favor de un candidato endosado por Uribe (aún por definir), también se nutriría de estas fuentes: el Centro Democrático uribista al 100%; y un 66% de los votantes conservadores (tradicionales). Bajo este escenario, el candidato de centro-derecha tendría a su favor también cerca de 5 millones de votos (prácticamente igual que Vargas Lleras).

La segunda vuelta presidencial. Lo anterior implicaría que a la segunda vuelta presidencial estarían pasando el exvicepresidente Vargas Lleras y el candidato de la alianza de centro-derecha. El problema para la alianza de centro-derecha es que no tendría mucho espacio político para pensar en incrementar de forma significativa su votación (por limitación de alianzas), mientras que el “candidato oficialista de la continuidad” podría recurrir al pivote de la izquierda (tal como lo hizo Santos II). De ocurrir así, hemos estimado que hasta un 50% de los tradicionales votantes de izquierda y prácticamente todo el Partido Liberal (rechazando el Uribismo) pasarían a apoyar en segunda vuelta la candidatura de Vargas Lleras. Esto implicaría alcanzar cerca de 5.5 millones a favor de Vargas Lleras, pero cabe anotar que en este caso la diferencia sería tan solo de 500.000 votos sobre el Uribismo, un margen de triunfo de solo el 10%, no muy lejos del margen de error de las encuestas, que es del orden del 5%.

En síntesis, estas estrategias electorales de los diversos partidos nos indican que, durante la segunda vuelta presidencial de mayo-junio de 2018, Colombia estaría replicando la incertidumbre que se vivió con ocasión del Plebiscito SI/NO de la paz durante las votaciones de octubre 2 de 2016. Como se recordará, en aquella ocasión se rechazaron en las urnas los Acuerdos de Paz de La Habana I, por el estrecho margen de 60.000 votos (0.5% de la votación), ver Comentario Económico del Día 29 de noviembre de 2016.

Árbol probabilístico electoral 2018-2022. Sin embargo, a pesar de la anterior afirmación, cuando consideramos probabilísticamente la situación electoral (con la información hoy disponible) el grado de incertidumbre es mucho menor del que se tiene a primera vista. Lo primero que debemos resaltar es que la existencia de los partidos y sus alianzas (antes comentadas) en realidad tan solo dan probabilidad de participación en la primera vuelta a los cuatro candidatos ya señalados (no a los 20 que por allí figuran). En efecto, al utilizar las encuestas electorales más recientes (Cifras & Conceptos, Datexco e Invamer) se tiene lo siguiente. En primera vuelta, el ex vicepresidente Vargas Lleras puntea, pero con una favorabilidad electoral de solo el 12%. Le seguirían la posible alianza de la derecha (8%) y la alianza de la izquierda (7%). El candidato liberal tan solo figura con el 4% de intención de voto (ver diagrama). Nótese que, salvo por este último, las tres primeras fórmulas electorales muestran empate técnico al no superar el margen de error muestral.

Sin embargo, al construir el árbol probabilístico electoral con sus dos mangas electorales de la segunda vuelta (Vargas Lleras vs. Alianza de la Derecha; o Vargas Lleras vs. Alianza de la Izquierda) encontramos que (factorizando los resultados de primera vuelta) el escenario Vargas Lleras vs. Alianza de la Derecha tiene una probabilidad de ocurrencia del 52%, mientras que la manga Vargas Lleras vs. Alianza de la Izquierda arroja una probabilidad de ocurrencia del 48% (con diferencias dentro del margen de error). Ahora bien, tomando los datos de las encuestas que revelan preferencia electoral para la segunda vuelta y normalizando (al 100%), se observa que Vargas Lleras ganaría en la segunda vuelta en ambos escenarios. En efecto, Vargas Lleras vs. el centro-derecha ganaría 67% vs. 33% y Vargas Lleras vs. la izquierda ganaría más fácilmente, 71% vs. 29%. De esta forma, Vargas Lleras obtendría una probabilidad acumulada del 69%, superando ampliamente tanto a la alianza de la derecha, que llegaría a una probabilidad acumulada del 17%, como a la de la izquierda (14%).Por último, cabe recordar que este mismo tipo de análisis de probabilidades electorales acumuladas lo realizó Anif para las elecciones presidenciales que llevaron al poder a Santos I (en 2010) y Santos II (en 2014); en ambos casos acertamos con un año de antelación. 

Prev El colombiano. Emisor reconoce debilidad de la economía colombiana.
Next El nuevo siglo. En el acuerdo, Farc tienen 5 compromisos y el gobierno 168.
publicidadsigtransweb
publi2