El nuevo siglo. Gasolina, al vaivén del petróleo y el dólar.

20.04.18 1

Con un barril de petróleo que rondó ayer los US$74 y un precio del dólar cercano a los $2.730, los colombianos están expectantes de lo que pueda pasar con el precio de los combustibles que al final de cada mes nombra la autoridad reguladora, en este caso, el Ministerio de Minas y Energía. Un Análisis del BBVA indica que en 2018, el crecimiento del PIB será superior al estimado para 2017, debido principalmente a la reducción de tasas de interés, a la caída de la inflación y el incremento del salario mínimo y por último, a la recuperación de los precios del petróleo con su efecto positivo en el ingreso nacional.

Lo que sí puede ser un golpe, es el precio de la gasolina, el cual nadie tiene la certeza de qué forma su valor, ya que el Gobierno tiene una ‘fórmula mágica’ para saber su precio. Los analistas señalan que no debería haber mayores sorpresas, a no ser que se presentara un escenario de escasez de petróleo que llevaría al alza en el combustible y se replicara un contagio de ese aumento en el precio de los alimentos y otros bienes.

Distribuidores

La Federación Nacional de Distribuidores de Combustibles y Energéticos (Fendipetróleo), es el gremio que agrupa a quienes expenden los carburantes en el país. El presidente del gremio, Henry Ruiz, dijo a EL NUEVO SIGLO que los precios de los combustibles son fijados por el regulador, que en este caso es el Ministerio de Minas y Energía, que toma los valores de los mercados del Golfo de México y Mar del Norte (Brent) y, dependiendo de su variabilidad, el valor del galón en el mercado doméstico sube o baja.  Es decir, que los distribuidores siempre están a la expectativa de lo que pueda pasar con el precio del barril de petróleo en el mercado internacional.

Para evitar desbalances se usa el Fondo de Estabilización de Precios y si la norma no se regula, el aumento en caso de alza en los mercados internacionales, sería considerable. Pero hay otras variables para fijar el precios de los combustibles y uno de ellos son los hechos de coyuntura, que el Gobierno sopesa para realizar un alza en el valor del galón al consumidor.

Precios en estaciones

Muchos de quienes conducen vehículo en Colombia tiene su estación de servicio favorita o su lugar donde ‘tanquea’, por seguridad, por cercanía, por servicio o por precio. Los distintos valores en las estaciones de servicio se deben a que hay una libertad vigilada de precios a los distribuidores minoristas, que puede poner el valor que considere siempre y cuando no atente con la rentabilidad del negocio.

Esta norma rige para las 25 principales ciudades del país y está vigilada por la Superintendencia de Industria y Comercio para evitar que se formen carteles de distribuidores o corredores de precios que vayan en contra de la libre competencia.

Para los otros municipios del país, existe un mecanismo que se llama la libertad regulada que pone unos límites a los precios en que se vende el combustible, y en esa franja se mueven los precios, pero nunca pueden estar por encima del fijado por el regulador. Señaló el Presidente de Fendipetróleo que esta variabilidad en los precios se da no solo por el esquema que se tiene sino porque hay distribuidores mayoristas que tienen estaciones de servicio y que le pueden brindar un mejor precio en el galón de combustible.

Ese es un problema grave para los pequeños propietarios de bombas de gasolina, pues la entrada de grandes grupos económicos va en contra de la rentabilidad que puede tener el sector. Esa fue una de las causas por las que la Superindustria y Comercio negó la compra de las estaciones de servicio de Exxon Mobil por parte de Terpel, sostuvo el dirigente gremial. Lo que se busca evitar es que al sector de la distribución de combustible lleguen fenómenos empresariales como la posición dominante en el mercado que es totalmente nociva para la libre competencia.

Ruiz señaló que el consumo de combustibles cayó en Colombia 1,2% frente a 2016. Indicó que la actividad dio al Estado colombiano recursos por concepto de impuestos del orden de $5 billones en 2016 y de $6 billones en 2017.

El precio

Un estudio del Banco de la República sobre el tema muestra que el precio al consumidor de la gasolina en Bogotá, al igual que en el resto de ciudades, se construye a partir de cuatro grandes componentes: el ingreso al productor de la gasolina motor corriente, el ingreso al productor de la gasolina motor corriente oxigenada (adicionada con alcohol carburante), los impuestos (IVA, el impuesto global y la sobretasa a la gasolina) y los márgenes de comercialización junto con otros gastos. El componente más importante del precio de la gasolina es el ingreso al productor, que es el valor pagado a las refinerías por transformar el petróleo y como se ilustrará más adelante, es la columna vertebral de la fórmula planteada.

Al productor de la gasolina corriente sin oxigenar, es decir, sin adicionarle alcohol carburante, representa cerca del 50% del precio final, mientras que los tres impuestos incluidos, IVA, global de participación y sobretasa, suman cerca del 28%.

Los márgenes de comercialización y otros representan un poco más del 20,0% del precio final. Es importante aclarar que la estructura no se modificó y que el ingreso al productor lo determina mensualmente el Ministerio de Minas y Energía, teniendo en cuenta la evolución del precio internacional del petróleo, el costo de los fletes marítimos y terrestres, los seguros, el gasto de transporte por poliducto y la tasa de cambio. La metodología de cálculo implica que el ingreso al productor (por claridad se definirá también como el precio interno al productor o refinador) estará en adelante atado por completo a la evolución del precio de paridad de exportación (por claridad se denominará también como el precio internacional) y no podrá subir o bajar más de tres (3) puntos porcentuales entre un mes y otro.

Prev El país. 40 nuevos buses duales reforzarán servicio del Mío.
Next Hoy diario del magdalena. Propuestas inaceptables.
publicidadsigtransweb
40años