La nación. Marlon Marín, el testigo de la DEA, comenzó robando televisores en una escuela campesina.

07.05.18 5

Marlon Marín se llevó varios equipos de la escuelita que lo albergó como docente provisional. Exhibiendo cédula venezolana, el testigo estrella de la DEA, Marlon Marín, estuvo en Garzón (Huila), donde brilló como embaucador y ladrón de poca monta. Su desempeño como docente provisional, también el abrió los primeros expedientes. Marlon Marín Marín, el confesor informante de la Agencia antidrogas de Estados Unidos (DEA), anocheció en Filo de Platanares en Garzón y no amaneció. El primo de Luciano Marín Arango (‘Iván Márquez’), el ex jefe negociador de las antiguas Farc, arribó a la zona campesina, a hora y media de Garzón, y en menos de tres meses, mostró su rostro de embaucador y ladrón de poca monta.

El mismo personaje, testigo estrella contra Jesús Santrich, al borde de la extradición, llegó a cubrir una licencia de maternidad y antes de vencerse la orden de servicios, desapareció sin dejar rastro. Si no hubiera sido porque se llevó sin permiso, abusivamente un proyector, un portátil y otros equipos de la Sala de Informática su paso por el Huila, no habría trascendido. Sin embargo, su historia recobró vigencia por los escandalosos enredos con los fondos para la paz y los supuestos vínculos con los carteles mexicanos.

El nombramiento. Marín Marín se desempeñó como docente provisional en el centro docente, sede del colegio El Recreo, durante dos meses y 12 días. Laboró entre el 19 de marzo y el 31 de mayo de 2009. La secretaria de Educación Martha Clara Vanegas lo designó en provisionalidad, mediante Resolución 792 expedida el 18 de marzo de 2009 en reemplazo de la maestra titular Andrea del Pilar Córdoba, a quien le reconocieron la licencia de maternidad. Sin saberse que era primo del desmovilizado jefe guerrillero ‘Iván Márquez’, se posesionó el 19 de marzo, según acta 01, suscrita por Kelly Johana Murcia, secretaria del plantel educativo. Marín, ostentaba un título de administrador de empresa y finanzas. Además, se presentó con doble nacionalidad, colombo venezolano, lo que generó curiosidad entre la comunidad. Se ganó la simpatía de sus alumnos y enamoraba a muchas jovencitas. También ofrecía cursos, que nunca dictó pero que alcanzó a cobrar.

El robo. Marín, aprovechó su condición de coordinador de disciplina, quien tenía el manejo de las llaves para ingresar a la sala de cómputo y extraer los equipos. “El señor Marlon Marín Marín, haciendo uso de las llaves de la sede de Filo de Platanares, incursionó en el plantel educativo y sustrajo los bienes objeto de pérdida”, recalcó el rector Miller Arcadio Rojas. También se apoderó de un televisor, una cámara y otros componentes. “En el mismo campero que me fui para Garzón, el señor Marlon Marín, lo hizo entrar acá al colegio para echar un televisor grande de 24 pulgadas y una CPU. Eso fue en vísperas del San Pedro”, relató Abrahán Gutiérrez, un campesino de la zona. “¿Para dónde lleva eso? - le pregunté. Marín me contestó que para hacerlo arreglar”, afirmó el testigo. “Todos caímos ahí inocentemente”, replicó.

El robo ocurrió un sábado, fuera de la jornada laboral, según lo relató Teresa Clavijo, quien le suministraba la alimentación. “Ese día pidió solo el almuerzo. Me comentó que había regresado para llevarse unos equipos para hacerlos arreglar porque estaban dañados”. El lunes siguiente se conoció la desaparición de un televisor, un computador, un video beam y una cámara fotográfica. Al comprobar que Marín no regresó a laborar, ni contestaba las llamadas telefónicas, el rector de la institución optó por formularle la denuncia penal. Marín se llevó un proyector multimedia (video beam) marca Panasonic modelo PT- LB50U y un computador portátil HP Compaq 6515 B perteneciente al centro docente Filo de Platanares.

El reporte fue hecho por la supervisora Mercedes Fierro Andrade, líder de Inspección y Vigilancia de la Secretaría de Educación. El robo de los dos equipos fue denunciado el 18 de julio de 2009 por el rector de la institución Miller Arcadio Rojas Ramírez. Los dos equipos habían sido donados en febrero de 2008 por el entonces secretario de Educación, Carlos Mauricio Iriarte, como parte del apoyo a los colegios de los municipios no certificados, entre ellos Garzón.  El video beam tenía un costo de 5,99 millones de pesos. La escuelita rural recibió los primeros tres computadores portátiles, cada uno por un valor de 1,63 millones de pesos. Los equipos ingresaron al almacén el 12 de mayo siguiente.

Las sanciones. Marlon Marín fue sancionado el 30 de enero de 2011 por el Jefe de Control Interno de la Secretaría de Educación del Huila. Además de la destitución, el organismo le impuso una inhabilidad de diez años. La decisión fue confirmada en segunda instancia por la Gobernación del Huila el 27 de abril de 2012 y surtió efectos jurídicos a partir del 18 de febrero de 2013. Igualmente, registra otra inhabilidad para contratar con entidades del Estado hasta el 9 de diciembre de 2018. También fue sancionado en un proceso de responsabilidad fiscal adelantado por la Contraloría del Huila. El fallo fue proferido el 9 de septiembre de 2013 por la jefe de la Oficina de Responsabilidad Fiscal. Dos días después fue confirmado por la Contraloría. La denuncia penal fue radicada el 23 de julio de 2009. Sin embargo, diez años después, no hay resultados. En el sistema aparece activo, pero sin ninguna decisión de fondo. Por los mismos hechos se le formuló denuncia penal y se le inició proceso de responsabilidad fiscal.

Prev El heraldo. Así piensan dinamizar la economía los candidatos presidenciales.
Next Hoy diario del magdalena. Se empobreció Santa Marta.
publicidadsigtransweb
WhatsApp Image 2019 05 09 at 3.46.42 PM
video 2018