El País. ¿Está politizada la justicia en Colombia?

02.08.2018.7

El manto de dudas que hay sobre la imparcialidad de la Justicia colombiana no es nuevo. Desde hace varios años se cuestiona sobre sus decisiones y a esto se suman los escándalos de corrupción que solamente el año pasado vincularon a tres de sus magistrados y un expresidente de la Corte Suprema de Justicia en una trama de venta de fallos. Ahora, tras el llamado a indagatoria del expresidente y senador Álvaro Uribe Vélez, se pone sobre la mesa otra vez el debate de si está politizada o no la máxima instancia del poder judicial en el país. Desde el Centro Democrático son varias las voces que se quejan. La exsenadora Thania Vega dijo que “el tema de acabar con justicia politizada es cada vez más urgente” y agregó que el “ataque infame” es una de las armas más utilizadas en Colombia y “ordenada por operadores judiciales”. Pero no solo ella piensa de esa manera. También refuerzan esa teoría los ciudadanos en las redes sociales, analistas de la realidad nacional, políticos y columnistas como María Clara Ospina, que en un medio regional señaló que “hoy nadie duda que algunos magistrados colombianos están gravemente politizados y que usan desvergonzadamente su poder en los tribunales como una eficaz arma política”. Sin embargo, el exviceministro del Interior, Héctor Riveros, asegura que eso no es cierto: “Esa es una cosa que dice el uribismo y lo ha hecho de manera sistemática y la gente ya lo repite como verdad”.

A su juicio, las decisiones judiciales en el país no obedecen a razones políticas, además, sostiene que comentarios como esos le hacen daño a la institucionalidad por lo que cree que es necesario que se espere el sentido de los fallos y confiar en que se obre de acuerdo a la ley. “El desprestigio de la justicia no es nuevo, desde hace más de diez años viene presentándose. La polarización es una estrategia creada por el uribismo y le ha servido para ganar elecciones. Supongamos que al expresidente lo exoneran de todo cargo, sus opositores van a alegar favorecimientos. Pero si la Justicia lo encuentra responsable, dirán que hubo politización”, precisó el exviceministro. Aunque el exprocurador General de la Nación, Jaime Bernal Cuéllar, dice que su análisis desde la academia le permite identificar que sí hay un problema general en la justicia por diferentes factores, entre ellos, la elección de los altos funcionarios. “La justicia sí ha perdido credibilidad y eficacia, pero las decisiones se deben respetar y el cuestionamiento debe ser dentro de un marco estrictamente jurídico y el debate se debe hace dentro del trámite procesal”, dice Bernal Cuéllar al tiempo que cuestiona que los debates probatorios se den en escenarios que no son los judiciales. Además, cree que es necesario que en medio de la polarización que enfrenta el país se debe dejar actuar a la Corte Suprema con autonomía e independencia. “Que se conozcan las decisiones por su contenido, no por medios de comunicación o escenarios partidistas cualquiera que sea la filiación”.

HORA DE LAS REFORMAS. Desde hace varios años en Colombia se ha intentado realizar una reforma a la justicia que no ha dado los frutos esperados. El exprocurador Jaime Bernal Cuéllar dice que su crítica siempre ha sido la misma: el origen de los nombramientos de las altas autoridades que ha llevado a que se pierda credibilidad en las instituciones en un momento histórico en que la Corte Suprema debe actuar con autonomía. “Me parece ue es urgente una reforma estructural donde partamos del supuesto de que la crisis que pueda tener no solo depende de los funcionarios, también de quienes los nombran, de la sociedad, de quienes ejercemos la profesión, de las facultades de derecho que estamos entregando jóvenes para que administren justicia, del Ejecutivo y del Legislativo”, precisó. Mientras que Héctor Riveros, exviceministro de Interior, dijo que hay una gran expectativa sobre el tema, pero solo se llegará a una reforma menor. “Dicen que deben quitarles funciones electorales a las Cortes y trató de hacerse en la reforma de equilibrio de poderes, pero no se pudo porque la Corte Constitucional lo declaró inexequible”, contó.

Explicó que esa potestad de elegir el Procurador General, por ejemplo, no se puede delegar a alguien más. “¿A quién se la dejamos, al presidente de la República? Lo mismo con el Registrador Nacional, no pueden nombrarlo ni el Jefe de Estado ni el Congreso porque son los directos beneficiados o afectados con sus decisiones”. Para el expresidente de la Corte Constitucional, José Gregorio Hernández, el problema en la rama judicial es de personas, ya que hay evidencias de que con las normas que están vigentes y que estableció la Constitución de 1991 “ha habido magistrados serios, íntegros, honestos, de gran prestigio, pero a medida que ha pasado el tiempo, el sistema ha dado paso para que personas sin preparación y sin honestidad lleguen a los altos cargos”. Para el jurista, es necesario aplicar reglas exigentes para quienes se postulen a los cargos y obviar en el criterio de selección la recomendación de políticos, así como que los magistrados sean visitados por los postulados a cargos como la Procuraduría o la Contraloría para que voten por ellos. Al igual que el exprocurador Bernal Cuéllar, considera que el sistema educativo se debe repensar para que garantice formación ética y humanística de quienes aspiran a las distintas carreras, especialmente, la de derecho.

Prev El Espectador. Licitación para buses de Transmilenio: El tropiezo ahora sería la financiación.
Next El Heraldo. Colombia protesta ante la OCDE por incumplimiento de Panamá en acuerdo de información tributaria.
publicidadsigtransweb
WhatsApp Image 2019 05 09 at 3.46.42 PM
video 2018