El colombiano. Colombia apuesta por madurar la economía naranja

27.09.18 5

En 2017, el total del valor del campo cultural en Colombia sumó $8,1 billones, según el Dane. Un giro para que la economía colombiana crezca a partir de sectores distintos al petrolero, intenta darle el gobierno a partir de las actividades asociadas a la economía naranja. “Nos la vamos a jugar por las industrias creativas, por la economía naranja. Nos la vamos a jugar para que este país tenga la posibilidad de ver en los emprendedores tecnológicos unos nuevos protagonistas del progreso. Que el internet de las cosas, que la robótica, que la impresión en 3D, empiecen a hacer de Colombia ese centro de innovación que tanto nos merecemos”. Con estas palabras, el día de su posesión, el presidente Iván Duque, anticipó el giro que pretende darle a la economía del país para que la inversión extranjera directa, las exportaciones y los ingresos del gobierno dejen de depender del sector petrolero. Una semana después, en su primer encuentro con los empresarios, que celebraron su congreso anual en Cartagena, el mandatario ratificó que impulsará una reactivación económica mediante la exención del impuesto de renta por cinco años a las empresas de tecnología e innovación que están surgiendo, y que quieran convertirse en símbolos de robótica, de internet de las cosas, de servicios aplicados, de manejo de la información, y de computación en la nube.

A su turno, el presidente de la Asociación Nacional de Empresarios de Colombia Bruce Mac Master, señaló que la comunidad emprendedora de la agremiación, ve con buenos ojos los planteamientos presentados por el presidente para el sector de las industrias creativas. “Colombia, debe entender la importancia de que las industrias ingresen en todos los procesos de la apropiación tecnológica, los ecosistemas de innovación y la innovación abierta”. El dirigente consideró que los jóvenes tienen un gran papel en la construcción de un nuevo país, y destacó la apuesta presidencial por jalonar el desarrollo de empresas sostenibles y amigables con el planeta, pero especialmente inclusivas, lo que hará del país un territorio de emprendedores ajustados a las nuevas necesidades.

¿Qué es economía naranja? El autor británico John Howkins, citado en el libro de 2013 “La economía naranja, una oportunidad infinita”, del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), expresa que esta comprende los sectores en los que el valor de sus bienes y servicios se fundamenta en la propiedad intelectual: arquitectura, artes visuales y escénicas, artesanías, cine, diseño, editorial, investigación y desarrollo, juegos y juguetes, moda, música, publicidad, software, TV y radio, y videojuegos.

En ese contexto, son múltiples los términos que se derivan y asocian: industrias culturales, creativas, del ocio, del entretenimiento, de contenidos, protegidas por el derecho de autor o economía cultural o creativa. A su turno, Alejandra Luzardo, especialista en innovación del BID, añade que “el universo naranja está compuesto por dos partes: la economía cultural y las industrias creativas, en cuya intersección se encuentran las industrias culturales convencionales; y las áreas de soporte para la creatividad.

El sábado, en su intervención en la apertura del Festival Ideas al Barrio en Bogotá, el presidente Duque resumió que la economía naranja abarca cuatro sectores: el de festivales, carnavales, gastronomía, museos, patrimonio, ancestral. Además, el de las artes, las artes escénicas, teatro, títeres, zarzuela, óperas, por mencionar algunos, fotografía, pintura y escultura, así como los medios (radio, televisión, impresos, digitales) y la categoría que recoge las creaciones del diseño, publicidad, arquitectura, joyería, juguetes y animación digital.

Las cuentas. Según el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane) el año pasado las actividades asociadas al campo cultural tuvieron un valor de 8,16 billones de pesos, con una variación positiva de un 0,79 % frente a los 8,09 billones contabilizados en 2016. Y es que los números del Dane recogen el valor generado por actividades como las artes escénicas y visuales; el campo audiovisual; la creación literaria, musical y teatral; el diseño publicitario; la educación cultural; los juegos y juguetes; los libros y las publicaciones, y la música. Los segmentos culturales que mayor variación positiva presentaron fueron las artes escénicas con un aumento del 30,4 % y las artes visuales que crecieron 8,7 %, frente a los registros de 2016. En cuanto a la oferta de empleo, equivalente a puestos de trabajo de tiempo completo, los cálculos del Dane señalan que se habrían generado 247.849, un 3,8 % más que los 238.832 de 2016. Estos indicadores, sumados a los de las actividades profesionales, científicas y técnicas (investigación, asesoría, consultoría) representan el 3,4 % del Producto Interno Bruto (valor de la producción de bienes y servicios de un país), y resultan superiores a los de sectores que tradicionalmente han sido presentados como motores de la economía, entre ellos la minería o la producción de café. La aspiración del presidente Duque, es que al término de su mandato en 2022 la economía naranja represente el 6,8 % del PIB.

El impulso. El interés del gobierno en estas actividades se tradujo en un plan que, según el ministro de Comercio, José Manuel Restrepo, tiene como bases la puesta en marcha de varios instrumentos de financiación y de herramientas para promover el emprendimiento, el desarrollo empresarial y la innovación. Uno de los pilares de la estrategia lo constituye una línea de crédito bautizada “Exprimiendo la naranja”, por 400.000 millones de pesos, gestionada por Bancóldex. Esta se enfocará en las empresas que realicen actividades asociadas a la propiedad intelectual, el diseño, la investigación, el desarrollo artístico, el talento humano y, en general, la creatividad. Cada compañía podrá recibir recursos hasta por 1.500 millones de pesos, con un plazo máximo de pago de siete años y un periodo de gracia con un tope de un año. Los préstamos podrán ser utilizados en compra o arrendamiento de inmuebles, en adquisición de equipo e insumos y cubrimiento de gastos operativos de funcionamiento, incluyendo costos de constitución e inicio de actividades de las empresas. Adicionalmente, Bancóldex alista para noviembre la emisión de los primeros bonos naranjas para darles recursos a entidades y organizaciones que forman parte de esta economía.

Prev RCN Radio. Ordenan a buses y taxis retirar radios para evitar pago a Sayco y Acinpro.
Next El espectador. ¿Qué implicaciones tendría que no seamos 50 millones de habitantes en Colombia?
publicidadsigtransweb
publi2