El colombiano. La guerra comercial que llega a los emergentes

16.10.18 5

Una mayor escalada en la imposición de aranceles a productos chinos y estadounidenses, según el Fondo Monetario Internacional, podría ser aún más perjudicial para la economía mundial. Ya el Fondo Monetario Internacional (FMI) le puso números a lo que representaría las consecuencias de la guerra comercial que iniciaron Estados Unidos y China hace siete meses. El panorama lo calificó de “sombrío” argumentando que el cierre de los dos mercados más grandes del mundo termina por pasarle factura a los países de economías emergentes (donde se incluye a Colombia).

El más reciente pronunciamiento del FMI preocupa en vista de que bajó en 0,2 puntos porcentuales las perspectivas de crecimiento mundial que se habían fijado para cierre de este año. Y aunque había mencionado que la nación norteamericana vería el impacto en una caída de un punto en su Producto Interno Bruto, la economía china se vería afectada al restarse 1,6 % del crecimiento previsto para este año.

Sin embargo, el golpe más certero lo parecerían estar recibiendo economías como la turca y la argentina. “La política comercial refleja el contexto político y el contexto político es incierto en muchos países, lo que representa riesgos adicionales”, afirmó Maurice Obstfeld, economista jefe del FMI, en una comunicación entregada a la prensa. Y es que la situación es tal que se espera, sólo para los países de América Latina, un crecimiento de 1,2 %, lo que representa un descenso de 0,4 puntos porcentuales con respecto a las proyecciones hechas en julio de este año. El cierre de fronteras comerciales que lideran China y Estados Unidos se termina traduciendo entonces en que las naciones en vías de desarrollo se afecten de dos maneras. De un lado por la llegada desmesurada de los productos con la carga arancelaria que dejan de entrar a los países en disputa; la segunda consecuencia está en una pérdida de mercado multilateral que hace que los países deban buscar nuevos mercados y diversificar sus productos para mitigar el golpe financiero que implica.

“La pérdida de ese foco multilateralista también se da en la medida en que las naciones ya no tienen el sentido cooperativo de hacer más fuertes a sus economías y por esa razón es que la respuesta termina siendo la imposición de impuestos a las compras externas”, aseguró Ramón Javier Mesa, vicerrector administrativo de la Universidad de Antioquia. Por ahora la disputa, al menos desde Estados Unidos, ha implicado la imposición de aranceles por valor de 200 mil millones de dólares, a lo que China ha respondido con medidas valoradas en unos 60 mil millones de dólares. Hasta el momento no se ha descartado que las medidas de Donald Trump lleguen hasta tal punto que se tome la decisión de cerrar por completo el mercado e imponer pagos a todo lo que provenga desde el gigante asiático.

Prev El país. Esta semana se definirían varias reformas constitucionales en el Congreso
Next La república. “Cada que se trata de salvar la educación pública, la ahogamos más”, Dolly Montoya
publicidadsigtransweb
publi2