La República. Gremios apuestan a bajar la carga tributaria de empresas.

10.10.16 3

Si algo ha tenido en la incertidumbre a las empresas del país es el constante cambio en el sistema de tributación que el Gobierno ha adelantado en los últimos años. Desde leyes de reforma tributarias, hasta “mini-reformas” amparadas en leyes de financiamiento del presupuesto, han llevado a que en Colombia, los contadores cada año revisen que tanto cambió el Estatuto Tributario para cumplir con las obligaciones ante la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales (Dian).  Por esta razón, los gremios han expresado su respaldo a que, por fin, el ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, presente lo que se ha denominado una reforma estructural a los tributos de Colombia.

Santiago Montenegro, presidente de Asofondos y del Consejo Gremial señaló que “el sector privado colombiano espera que esta reforma no solo sea estructural sino que mejore la competitividad del país y que se pueda atacar la evasión, la informalidad y se genere mayores recaudos. Esta reforma necesita hacer competitiva a las empresas. Según estudios, en Colombia el sector privado trabaja nueves meses para el Gobierno”.  En tanto, recientemente el presidente de la Fenalco, Guillermo Botero, le dijo a LR que su expectativa frente al proyecto del Gobierno es que si bien en esta administración han habido muchas reformas “con el agravante de subir la carga a las empresas, esto es lo que lleva al Gobierno a tener la imperiosa necesidad de presentar nuevamente una nueva reforma que, entre otras, aliviará ligeramente las obligaciones de las empresas en un momento difícil de la economía”. 

Por su parte, el presidente de la Andi, Bruce Mac Master, le dijo también a LR que la tributaria es necesaria por varias razones: “en 2014 lo fue por motivos competitivos, pero actualmente hay una causa más: estabilidad fiscal, dada la caída de los precios del petróleo. Pienso que el Gobierno debería replantear esa decisión y apresurarla”.  En lo que todos los empresarios y gremios coinciden es que la reforma tributaria deberá dejar el mensaje claro para que los inversionistas se vuelvan a acercar con la duda despejada de no tener más cambios en la legislación.  Una de las preocupaciones de los gremios va por cuenta de los tiempos en que se debe tramitar la reforma tributaria. Teniendo en cuenta que en esta semana se radica ante el Congreso, la discusión de la iniciativa tendría un tiempo de dos meses en el Capitolio Nacional.  Y al igual que ha ocurrido en las anteriores iniciativas parlamentarias, el proyecto corre el riesgo de ser votado en el famoso pupitrazo. “Desafortunadamente el Gobierno se demoró en radicar la reforma. Se había dicho que esta discusión se tendría en marzo pasado pero ya que estamos en estas hay que dar un debate empresarial y en el Congreso muy serio”, manifestó Montenegro. Finalmente, una de las peleas pérdidas por parte de Asobancaria va por cuenta del impuesto de 4x1.000 aunque no hay que olvidar la propuesta de ser usado para desincentivar el efectivo. 

Prev El Colombiano. Última milla frena dinámica de logística colombiana.
Next El Nuevo Siglo. El limbo de las encuestas.
publicidadsigtransweb
publi2