×

Warning

JUser: :_load: Unable to load user with ID: 328

El país. Así impactará el escándalo Odebrecht la campaña presidencial.

13.02.17 01

El grupo empresarial brasileño enfrenta una cascada de investigaciones en más de una decena de países por los millonarios sobornos que pagó a funcionarios estatales y a terceras personas. 

La famosa frase de un destacado exministro del Interior cuando decía que “la política es dinámica”, no puede ser más acertada para la situación que vive el país. Y es que si hasta hace pocas semanas la gran preocupación del Gobierno, y que se abría paso como el fiel de la balanza para la próxima campaña presidencial, era garantizar la implementación de los acuerdos de paz suscritos con las Farc, hoy ese ya parece ser un tema ‘chuleado’. De hecho, mientras el uribismo promueve la idea de que si alguna de las fuerzas políticas que apoyaron el ‘No’ en el referendo del 2 de octubre pasado gana la Presidencia en 2018, se buscará modificar el acuerdo del Teatro Colón. Pero pensando en esa eventualidad, el senador liberal Horacio Serpa Uribe le pidió al Partido de La U “estar alerta” y hasta le propuso a la colectividad del presidente Juan Manuel Santos “continuar reflexionando  sobre el futuro político, económico, social y cultural del país”. Y es que si bien la Unidad Nacional -de la que formaban parte liberales y La U- dejó de existir, su misión ya está cumplida casi en su totalidad: el Congreso  ya aprobó la columna vertebral de la normatividad que requiere cumplir lo pactado con las Farc.

Quiere decir que el tema de paz ya no es ‘la gran preocupación’ del Gobierno y la oposición. Ese lugar pasó a ocuparlo el escándalo de Odebrecht, por la supuesta penetración con dineros de sobornos a las campañas presidenciales de 2014, y las consecuencias que ese tema pueda tener sobre los comicios del año venidero. Tanto al Gobierno como a su mayor opositor les asiste razón en sus temores frente al futuro político. Para el presidente Santos, por ejemplo, no es fácil asumir este escándalo apenas dos meses después de haber recibido el Premio Nobel de Paz, pese a que no se ha probado el ingreso de dineros de Odebrecht a su campaña. Y para el Centro Democrático, agregan las fuentes, tampoco es sencillo respaldar nuevamente a su excandidato presidencial de 2014, Óscar Iván Zuluaga, quien quiere repetir en el tarjetón, cuya vinculación con Odebrechet pareciera mucho más evidente. “Es claro que las consecuencias penales son diferentes a las consecuencias políticas, pero en una época preelectoral como esta se verán afectados algunos precandidatos como Germán Vargas Lleras, o quienes salgan a nombre del Centro Democrático o del santismo”, considera el catedrático de EAFIT, Jorge Giraldo Ramírez.

Medidas provisionales. El viernes el Tribunal Administrativo de Cundinamarca suspendió provisionalmente el contrato suscrito entre el INCO (hoy Agencia Nacional de Infraestructura - ANI) y la firma Odebrecht, para la construcción de la Ruta del Sol, sector II, amparado en una medida cautelar solicitada por la Procuraduría. También se  ordenó el embargo de las cuentas del ex viceministro de Transporte Gabriel García Morales, y del expresidente de Odebrecht en Colombia, Luiz Bueno, así como de dos ex directivos de la firma, presuntamente involucrados en la suscripción irregular del contrato.

Ese mismo día, la Superintendencia de Sociedades dio a conocer la decisión de la Delegada para Inspección, Vigilancia y Control de    someter a control en máximo grado de supervisión a las sociedades Odebrecht Latinvest Colombia S.A. El fiscal General, Néstor H. Martínez, y una comisión de la Procuraduría General viajaran el jueves a Brasil a buscar más pruebas del caso Odebrecht.

‘Cruzada contra la corrupción’. El escándalo de la multinacional brasilera es, para el catedrático Darío Villamizar Herrera, apenas  ‘la punta del iceberg’  de una situación entronizada en la vida nacional, pero que apenas comienza a mostrar sus verdaderos efectos. “Desde ya se ve que todos los candidatos, salpicados o no por Odebrecht, aprovecharán la coyuntura para sacar réditos políticos. En esa ‘cruzada contra la corrupción’ podrían salir ganando quienes demuestren más autoridad moral para hablar del tema”, sostiene el experto. En ese sentido, el exministro del Interior Armando Estrada Villa considera que debido a “la indignación nacional” que ha generado este escándalo, “tendrán menos posibilidades quienes tengan señalamientos, y hay serias sospechas sobre los candidatos del Centro Democrático como del Gobierno del presidente Santos”. Claro que los dos observadores coinciden en que “aún es muy prematuro” para medir el verdadero impacto del ‘efecto Odebrecht’, teniendo en cuenta que faltan 15 meses para los comicios presidenciales, demasiado tiempo para un país como Colombia, donde la dinámica noticiosa cambia todos los días.

Los otros efectos. Sin embargo, aunque el ‘efecto Odebrecht’ se sentirá con mayor intensidad a medida que transcurra el año preelectoral en curso, los analistas esperan otro tipo de ‘coletazos’. Uno de ellos lo plantea el profesor de la Escuela de Administración de Negocios, Ancízar Marroquín. “Lo que se ve es que para estas elecciones presidenciales todas las campañas serán más cuidadosas en no recibir aportes de extranjeros por las implicaciones jurídicas y políticas que podrían tener más adelante. Quiere decir que los candidatos tendrán menos plata para gastar y por tanto tendrán que ajustarse el cinturón”, destaca Marroquín. Al respecto, la Corporación Transparencia por Colombia les pidió esta semana al Gobierno Nacional y al Congreso tramitar una “reforma electoral urgente y estructural”, que incluya temas como: sistema de financiación, rendición de cuentas y control de las campañas políticas en Colombia “para blindar las elecciones y la democracia de posibles riesgos de corrupción”.

Otra consecuencia que podría dejar el ‘efecto Odebrecht’ en los próximos años es que “por buscar la moralidad se afecte el desarrollo del país”. La tesis es del periodista Gustavo Álvarez Gardeazábal, quien considera “preocupante” la situación, ya que los grandes conglomerados -que en teoría financian por igual a las campañas con mayor opción de triunfo- “podrían  perder interés en medírsele a ejecutar grandes obras de infraestructura, lo que afectaría el desarrollo económico del país”. Con todo, las fuentes consultadas sostienen que el ‘efecto Odebrecht’ se está sintiendo por igual en todas las campañas políticas, en especial las que promueven candidatos de Gobierno y oposición. Al decir de los expertos, en esa diáspora de opiniones políticas frente al escándalo saldrán beneficiados los que encarnen una tercería, pero con un mensaje que verdaderamente cale en la opinión pública de que la corrupción es el principal problema del país.

Negocios Vs. la ética. Esa red de corrupción del grupo Obedbrecht no es más que una demostración de que existe una  crisis de la ética muy profunda. Así lo define Francisco Cubillos, director del programa de Administración de la Universidad Central, quien señala que “aquí cabe un debate sobre los límites que una organización debe tener para desarrollar su objeto empresarial”. El hecho, anotó, que “una multinacional como Odebrecht al montar un gigantesco aparato de corrupción, preocupa, ya que termina permeando a muchas instancias de la sociedad, como la política, las empresas, el Estado, las instituciones y hasta el ciudadano del común”. Según Cubillos, todo eso es una demostración del afán que existe hoy de generar lucro, pero desbordando todos los límites éticos. “Es una descomposición monumental, pues así como sucedió en Odebrecht, este tipo de comportamientos se vuelven una práctica muy común  cuando se acude a los  sobornos para lograr contratos y negocios. Es tan corrupto el que ofrece como el que recibe un soborno”, recalca Cubillos. En eso coincide, el profesor Julio César Alonso, quien sostiene que “todo esto termina afectando la ética gubernamental y privada al entregarse dádivas  y regalos a funcionarios para manejar irregularmente dineros públicos, pese a que saben que se trata de un delito”. En los últimos 15 años, el grupo Odebrecht obtuvo beneficios por unos US$ 3.000 millones producto de la red de sobornos para obtener contratos.

Prev Vanguardia liberal. Votar con rabia.
Next El espectador. Expresidente de Odebrecht en Colombia revelará nombres de político corruptos.
publicidadsigtransweb
40años