El colombiano. Odebrecht pasa cuenta de cobro a campañas de 2014.

07.03.17 6

Óscar Iván Zuluaga pasó a segunda vuelta en el 2014 con lamayor votación, pero al final se impuso Santos.  A espaldas o no de los candidatosÓscar Iván ZuluagayJuan Manuel Santos, ambas campañas presidenciales en 2010 fueron tocadas por los tentáculos de Odebrecht. La Fiscalía confirmó que la constructora brasileña sí le pagó 1,6 millones de dólares al publicistaEduardo Mendoncapor una asesoría a la campaña de Zuluaga. También precisó que Odebrecht celebró un contrato en febrero de 2014 con Paddington (sociedad panameña) por 1 millón de dólares, para una encuesta de opinión. Según directivos de la empresa, buscaban aproximarse al gobierno Santos para viabilizar el pago de las reclamaciones en la Ruta del Sol 2, por 100 millones de dólares.

¿Solo efectos políticos? Pedro Pablo Vanegas, docente de Derecho Electoral del Externado, aseguró que este tipo de investigaciones sobre financiación electoral son procesos administrativos que no dejan de ser complicados y largos. “Casi siempre estas denuncias terminan sin sanción. No porque las autoridades no quieran, si no por falta de pruebas. Si le queda duro a la Fiscalía que tiene un andamiaje de investigación, imagínese al Consejo Nacional Electoral, que solo tiene una función de policía administrativa”. No obstanteRicardo Molina, docente de Penal de la Bolivariana, afirmó que como lo planteó la Fiscalía, “se la van a aplicar a Zuluaga, aunque es más grave que hayan ingresado dineros a la campaña de reelección, porque se trata de una persona que como servidor público podía disponer de la adjudicación de contratos”. El profesorErnesto Matallana, docente de Derecho Administrativo del Externado, dijo que las declaraciones del Fiscal le hacen daño a la investigación, porque van contra el principio del debido proceso, el derecho de defensa y la presunción de inocencia.

“Pierde la democracia”.Vanegas expresó que la campaña más afectada es la de Santos, porque está en el ejercicio del cargo, pero también pierde la de Zuluaga, y de manera especial, la democracia. “Se pierde credibilidad, se acentúa más el problema de la crisis de los partidos. Más allá de si recibieron o no, si fue indirecta o no, lo importante es replantear el modelo de financiación de las campañas”. ParaAndrés Úsuga, docente de Constitucional de la Bolivariana, tanto Zuluaga como Santos salen afectados, pero “el presidente va de salida y el santismo se acaba el 8 de agosto de 2018... El uribismo no es el zuluaguismo”. Andrés Dávila, director del Departamento de Ciencia Política de la Javeriana, precisó que Zuluaga pierde más, aunque considera que hay casi un empate técnico. “Hay mayores constataciones de lo de Zuluaga. Cabe preguntarse: ¿para quién está trabajando el fiscalNéstor Humberto Martínez?”.

Prev El país. El fracaso del mío cable.
Next Portafolio. Narcotráfico: ¿economistas o políticos?
publicidadsigtransweb
publi2